close
Breaking news

The chloroquine adopted against malaria and some autoimmune diseases, has beco...read more Written by Florencio de los Santos One of the brightest chapters, but at the sam...read more FLORENCIO DE LOS SANTOS   MOVIE    NEWS  Written by Florencio de los Santo...read more San Francisco, June 4 (EFE) .- Hackers attacked the electoral campaigns of the p...read more WASHINGTON (AP) – The openly gay first secretary of the U.S. Army said Wed...read more The University of California pledged Thursday to continue supporting immigrant s...read more The world continues to be on alert after the appearance of a never-before-seen v...read more He had to overcome obstacles such as a limited campaign for the pandemic and c...read more The Queen of United Kingdom, Elizabeth, is infuriated by the new Duchess of Suss...read more US President Donald Trump announced Thursday the cancellation of the Republican ...read more

El extraño caso de la niña Liz Maria

Por Florencio de los Santos…..

Con el hasta ahora trágico caso de presunta “violación, asesinato y desaparición del cuerpo de la niña Liz María Sánchez, de 9 años de edad, a manos del supuesto confeso asesino en principio, Estarlin Francisco Santos, alias “El Panadero”, quien posteriormente se negó a reconocer lo que en sus inicios había admitido, se evidencia una serie de fallas sociales adolecidas por los padres de la víctima, que con frecuencia permiten relaciones inapropiadas de adultos con sus hijos, consienten situaciones no aptas para los menores, o son demasiado liberales y permisivos; situaciones que benefician o aprovechan los agresores para cometer sus fechorías.

Y, aunque la oportunidad no debe ser ocasión para hacer leña del árbol caído, acusar y juzgar a los padres de la menor, o imputarle la total responsabilidad a quienes sufren la experiencia indescriptible de perder un hijo o hija. Lo cierto es que en este escenario juega un papel protagónico el posicionamiento de los progenitores al aceptar o negar ciertas libertades, que como niños o adolescentes no podrían discernir como un potencial peligro.

Es por eso que el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) plantea que alrededor de 300 millones de niños padecen violencia en el mundo y unos 120 millones de niñas y adolescentes han sufrido abuso sexual, la mayoría de veces los abusados son víctimas de tales atrocidades en sus propios hogares o entornos; realizadas por parientes cercanos, allegados a la familia o personas de mucha confianza.

En este caso en particular, con los elementos que han surgido en el mismo es como si se tratara de crear una cortina de humo para despistar las causas reales de qué pasó con la niña Liz María, al dejar fuera otras posibilidades como el hecho de que pudo haber sido víctima de grupos que se dedican a captar menores para ritos satánicos, extracción de órganos e incluso trata de blanca (personas). Los ejemplos sobran: José Rafael Llenas Aybar -12 años-, Carla Massiel (9), Faceli Turví (10), Wilfredo de la Cruz (6), Jodali Luciano Rodríguez (11), entre muchísimos más.

Pero el elemento más altisonante de los grupos que se dedican a este deplorable tipo de actividad es que tienen un código no escrito y al cual le dan fiel cumplimiento: “El que habla y pone en riesgo al grupo, muere. El que hace silencio, el grupo lo protege, y vive.

Tal vez eso sea lo que explique el extraño cambio en las versiones de “El Panadero”.

No Comments

Leave a reply

Post your comment
Enter your name
Your e-mail address

Story Page