close
Breaking news

This Friday marks two months since the first case of coronavirus was registered ...read more A total of 633,715 workers have been approved in the FASE program. This May 1 Do...read more Representatives of Sodaie, Adda SG, Sodinavie and Sodogdc talk about the benefit...read more   he ensemble is also made up of Carlos Ruiz, Kent Hrbek, Frank White, Ma...read more The chloroquine adopted against malaria and some autoimmune diseases, has beco...read more   Police were called to a Brooklyn neighbourhood on Wednesday after a fu...read more New Yorkers got a big scare. They evacuated buildings. The White House reporte...read more The multilateral affirms that the fall in exports from free zones and tourism wi...read more The cocaine, weighing almost 345 kilos, was left abandoned at the Brussels airpo...read more ASIAN HORN: Bio-terrorist attack? Written by Florencio de los Santos Great panic...read more

THE RED CADILLAC ( Reflexión )

POSTED BY ( FLORENCIO DE LOS SANTOS )

En los años de nuestra adolescencia y juventud más que en otros tiempos, ocurren cosas excepcionalmente fantásticas que se nos graban en el mármol del recuerdo con cinceles de acero y puntas de diamantes. Así quedan memorialmente marcadas para siempre con el palpitar apacible del corazón y el tiempo, dejando profundos e imborrables surcos eternos.

Uno de esos momentos cumbre me lleva de retorno a esos años cuando florecieron los carros extremadamente largos y grandes. En aquel entonces mis amiguitos y yo discutíamos sobre quien había visto el carro más grande y atractivo. Hacíamos referencias a los Lincoln Continental, Caprice Classic, Ford LTD, Mercury, Oldsmobiles, Buick, Crown Victoria y otras marcas contemporáneas.

Existió en aquella ocasión un Cadillac rojo que surcaba nuestra calle ante la admiración y respeto de todos. Era un carro de sueños para un soñador. Poseía una impecable pintura roja fresa y capota muy blanca. Con su interior tapizado en finísimos trabajos de pieles, parecía hacer sentir cómodo aun a quienes lo observaran desde afuera. Todos sus mandos eran electrónicos, incluyendo sus asientos y cristales, su guía hidráulico, frenos supertanques de discos, potente aire acondicionado, y aquella carroza como sacada de los cuentos de hadas era impulsada por 450 caballos de fuerza en la fidelidad de un silente motor V8, acoplado a una transmisión automática de “overdrive” instantáneo.

Con las caídas de las idílicas tardes otoñales de mi barrio hacia su aparición el Cadillac rojo. Este era el orgullo montado sobre ruedas. Más que un carro parecía un jet en perfecto y elegante aterrizaje, al tiempo que levantaba una larga y espesa cortina de polvo. Las suspensiones eran precisas. Su propietario, a diferencia de un conductor, parecía un emperador romano a través de los limpios cristales del mismo. Siempre vestía chacabanas de lino o algodón en colores claros y livianos al momento de pilotar su nave.

Pasó mi niñez y adolescencia. Lluvias y sequias. Primaveras y veranos, junto a ellos los años. Después de largo tiempo volví a ver el Cadillac rojo abandonado en un solar de la Carretera Mella. Estaba totalmente podrido, sus cristales rotos, el interior y los controles destruidos por las lluvias e intemperie. Se había convertido en un montón de basura. Me detuve a contemplarlo de cerca y a meditar: Verdaderamente todo pasa. Me pregunté ¿Cuántas hombrías habían sido decapitadas por él? ¿Cuántas virginidades destazadas en sus asientos? ¿Cuánta falsedad vendida desde su presencia? Crucé la vía y caminé rumbo a casa pensando que verdaderamente todo es vanidad. Y me dije: “¡Oh¡ Tiempo… tiempo lo trajiste todo, y te lo llevas todo.

 

Al Hno. José Jiménez, noble, anciano

Que se ha dedicado a reflexionar sobre las

Vanidades de la vida.

Reg. Noviembre 1995

 

Show 1 Comment

1 Comment

  • avatar image
    hiranespinal
    April 18, 2020 Reply

    MUY BUENA REFLEXION. RAMON.. LA LEI COMPLETA Y ME HISO REFLEXIONAR. SOBRE LO QUE ES EL TIEMPO. Y EL PASAR DE LOS AñOS. TREMENEDA REFLEXION DE LA VIDA EN EL ESPEJO DE UN CARRO.

Leave a reply

Post your comment
Enter your name
Your e-mail address

Story Page